jueves, 4 de julio de 2013

La oficina (9)



Restregó sus manos por aquel rostro cansado. Se reclinó ocupando todo el respaldo de su asiento y exhaló un suspiro. Posó lánguida la mirada hacia el típico recuerdo turístico del “Atomiun de bruselas” que Maica le trajo de Bélgica. Formaba parte del elenco de regalos procedentes de la última visita a la capital europea y que sobre su mesa de madera noble ejercía como pisapapeles, con aquellas bolas plateadas ridículas unidas entre sí (que alguna vez había pensado tirar a la papelera). A sus espaldas, la gran ventana de su despacho, mostraba la ciudad de Barcelona que recortaba con su luminosidad un cielo tímidamente estrellado y una luna creciente sobre el mediterráneo. Los teléfonos descansaban después del ajetreo de aquel día y tan solo el tintineo de la luz del disco duro de su CPU rompía la armonía.

Desde su vuelta de las vacaciones algo cambió irremediablemente. Aquellos días en la Provenza francesa y sobretodo nuestro encuentro en la gasolinera le habían perturbado de alguna manera que no podría definir. Después de mucho tiempo el trabajo no era lo más importante. Después de mucho tiempo nada era lo suficientemente importante. Incluso, Maica, aquella sofisticada mujer, accionista mayoritaria de su negocio y de reputada familia, con la que se veía de vez en cuando; había cambiado. Ahora, ella, era como aquel pisapapeles del cual quería deshacerse pero no podía.

Añadió dos trozos de hielo a un costoso whisky de Malta y se quedó ensimismado en su recuerdo. Saboreó su copa desoyendo su teléfono móvil que recibía mensajes que recocía sin necesidad leer. El tiempo que tanto dinero le costaba se detuvo en la campiña de Avignon entre aroma de lavanda y mi cuerpo.

Abrió el “MAC” incorporándose en su cómodo asiento de piel y dejó su bebida cerca de el. Introdujo su clave personal hasta escuchar el sonido característico de Windows al prenderse. Insertó sus datos en Gmail y al momento recibió notificación de 17 correos nuevos. Uno de ellos tenía en “el asunto” un titulo que iluminó su rostro cansado: “Juliette”.

Abrió la bandeja de entrada:

Que bueno saber nuevamente de ti, mi sensual
acompañante. Disculpa por no haber podido contestar
antes pero he estado ocupada. Me alegro de que
llegaras bien y que encontraras mi mensaje oculto.
No voy negarte que me gustó conocerte y que tenía
ganas de volver hablar contigo.
Besos….Juliette”

Una sonrisa se le escapó entre el estupor y la alegría mientras respondía a mi correo impregnado en un aura de erotismo que intentaba asimilar. Me agregó entre sus contactos apurando su copa de un trago.

Se disponía a apagar su equipo cuando se iluminó en verde el icono de conexión junto a mi nombre. Inmediatamente, me mando un saludo al cual respondí en el mismo tono y forma. Comenzamos a hablar sin consciencia de la hora. Me comentaba de sus días en Francia y de las ganas que tenía de regresar. Yo, le iba leyendo y contestando enredados ambos en esa extraña química que ya vivimos con anterioridad.

Entre risas y frases, iba subiendo el tono de sus palabras y más aún cuando narraba nuestro encuentro. Las imagines venían exultantes de morbo a mi cabeza. No puedo ocultar que el hablar con él también me estaba poniendo muy caliente. Me confesó, que se estaba empalmando en el lugar menos adecuado y apunto estuvo de iniciar una video llamada. Yo, intentaba controlar mis instintos pero el hecho de imaginar su miembro creciendo al otro lado de ordenador mientras aporreaba el teclado me parecía muy estimulante. Repentinamente fuimos interrumpidos.

La puerta de su despacho se abrió de golpe entrando Maica, como un vendaval.

-¿Mario, no habrás olvidado que teníamos una cita esta noche...?-. Dijo en tono autoritario.- Vamos, deja el trabajo y divirtámonos un rato.

Llevaba un traje chaqueta en negro con camisa blanca que le hacía un bonito cuerpo

-Por supuesto...perdona; me enrede con unos correos y no me dado cuenta de la hora-. Respondió excusándose.

Se despidió de mi con un “hasta luego. Estaremos en contacto” y apagó el “MAC”. Se levantó de su silla y se acercó al perchero donde descansaba la chaqueta. Se la colocó y dirigiendo sus pasos hacia Maica la besó levemente. Olía muy bien aquella noche, pensó.

Salieron del despacho sin agarrase para no dar que hablar a las chicas de la limpieza que esas horas trabajaban por allí. Llamaron al ascensor que no tardo en llegar a la última planta. La puerta se cerró pausadamente y pulsó el botón de hall.

Ella, aprovechó para darle un beso muy húmedo que él recibió de buen agrado. Llevado por un estado de excitación aun patente empujó a Maica contra la pared fría y metálica del ascensor. Ella, se sintió violentada pero no apartó su mirada de los ojos de aquel chico atractivo y varios años menor que ella que la escrutaba como nunca antes.

Pulsó el botón de Stop y el ascensor se detuvo en un punto entre el cuarto o quinto piso. El edificio constaba de varios ascensores por lo que creyó, dispondrían de suficiente tiempo antes del que el servicio de seguridad advirtiera de lo que estaba pasando.

Se abalanzó sobre ella oprimiéndola contra si.. Arrebató su bolso y lo lanzó al suelo. La tomó de las muñecas y elevó sus brazos por encima de su cabeza. Ella nunca le había sentido de aquella manera pero le encantaba como le estaba mordisqueando el cuello y como notaba su sexo erecto sobre el suyo. De un movimiento rápido bajó aquellos brazos elevados hacías sus caderas. Mario, cerró sus ojos buscando el aroma de Juliette; primero en su cuello..., luego en sus pechos que estaban duros bajo el sujetador negro de encaje.

Se desabrochó el pantalón sacando su miembro duro. Empujó de los hombros de Maica sin miramientos hacia a bajo. Ávida por el deseo se la metió toda llenándose la cavidad bucal por completo. La sentía palpitante y caliente. Casi no podía respirar pero no dejaba de chupar. La lengua se movía rápida en círculos y su garganta se adaptaba y dilataba al tamaño aquella polla. Se la agarró con fuerza mientras marcaba sus incisivos de forma suave pero intencionadamente en su glande como si de un rastrillo se tratase. Se levantó impulsada por la pasión y comenzó a comerle la boca . Sus besos no eran los de Juliette, tampoco su olor...pero él seguía imaginándome en sus brazos.

No apartaba nuestra conversación interrumpida de su cabeza.

Metió la mano por debajo de la falda dejando su ropa interior al descubierto . La reclinó en el ascensor de espaldas a él. El culo de Maica quedaba expuesto a su entera disposición. Hacia calor y sudaban. La penetró de un golpe con sus dedos proporcionándole su primer orgasmo. Su sexo se encontraba lo suficientemente lubricado como para recibir aquel miembro henchido y duro. En cada embestida ella gritaba posesa . Nunca la había tratado de una forma tan ruda y creía que la iba a reventar. Cerraba sus ojos entregándose al placer. Sus respiración resonaba amplificada en aquel recinto hermético. Le tapó la boca con sus manos ahogando sus jadeos.

Con su falda por la cintura y su tanga enredado en el tobillo, Maica se dejaba hacer. Mario, introdujo un dedo por aquel culo mientras la follaba con ganas. Ella, apoyaba sus manos sobre las paredes del ascensor dejando marcadas sus huellas. Aquello le había dolido pero también le había acentuado su placer. Él continuó penetrándola hasta que no pudo mas. Entonces Maica, se arrodilló, le tomó su miembro y metiéndoselo nuevamente en la boca le proporcionó un orgasmo que culminó en su paladar. Su saliva se mezcló con aquella corrida que lascivamente caía por la comisura de sus labios rojos despintados.




20 comentarios:

  1. Y TODO ESO PENSANDO EN JULIETTE,,, SOLO LE FALTÓ LLAMARLA POR ESE NOMBRE...
    EXCITANTE TU RELATO, UN BESAZO JULIETTE!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te imaginas la cara de póker que habría puesto Maica?

      Eliminar
  2. Cómo lo haces para superarte cada vez más y más? siempre me digo muy convencida "Este es mi favorito!" pero a los días me haces cambiar de opinión con otro relato nuevo y totalmente diferente. Increíble! así eres :) y no diré nada más porque me pongo malaaa! Esperaré con ansias el próximo.

    Besos, Nica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los próximos, están horneándose. Un besazo!

      Eliminar
  3. Si, coincido con Nica. Iba leyendo y me excitaba más y más a cada línea...

    Moreto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo que por otro lado sería digno de ver, Moreto.

      Eliminar
  4. Niego la mayor. Hoy no es tan excitante como otros relatos anteriores. Pero sigo diciendo que escribes bien, deberías plantarte editarlos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien sabe si en un futuro próximo se lleva a cabo. Gracias por pasarte!

      Eliminar
  5. Yo que pensava que se iba a dejar el mac encendido..... jolin que retorcida soi jajaja.
    Me gusto mucho el relato. Deseando leer el proximo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Retorcida? Mejor dicho, mucho mobosa. Kisses!

      Eliminar
  6. siempre me han parecido soberbios los ascensores para el sexo

    encantada de conocerte

    ResponderEliminar
  7. Juliette !!! Tus relatos siempre tan excitantes,provocan humedades......despiertan mi lojuria ahhhhh me vuelves loca!!!!! espero con ansia la próxima entrega
    Besos Cielo

    Xorritos

    PD:Mándalos a una editorial

    ResponderEliminar
  8. Muy bien momento pasional...... Vaya tengo un correo de Juliette........y el relato me ha encendido....pufff. sidg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué pasaría si realmente recibieses un correo de Juliette, sidg?.¿ Mueves ficha? jajaja

      Eliminar
  9. Eso mismo me pasa a mí... cuando veo la lucecita verde de mi francesita favorita... Lo único que yo me vuelvo tan loca... que ni recuerdo apagar el ordenador!! Qué buenos recuerdos me vienen a la memoria cuando comienzo a leer el relato... y que calores me entran cuando acabo de leer!!!... Voy a darme una vueltita en mi escoba para apagar excitacion!!! Besos de tu brujita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coge la escoba y nos marchamos juntas, Bruja.

      Eliminar
  10. ummmmm,me tienes revolucionada, asalvajada,la temperatura sube mas y mas,con cada relato me enganchas mas,,,,,,,,,,,,
    Espero con ansia poder ver mas

    Besos

    Xorritos

    ResponderEliminar
  11. Muy estetico tu blog y tus fotos... Te invito a probar nuevas sensacione; cesion de poder, entrega de tu voluntad, tu sexo y tus orgasmos. Busca al Amo adecuado y disfruta de la entrega. Espero que lo reflejes en el blog. Si tienes dudas, preguntame. themaster10b@gmail.com

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Vuelvo a leer otro de tus relatos, y automaticamente la imaginación se dispara. Genial, absolutamente lleno de erotismo. Dificil no trasladarse a cualquier cubículo con botones que haga subir la líbido. Sigue escribiendo así Juliette...... Mis felicitaciones de nuevo,,, y hoy que es v´spera de Reyes, por supuesto que echaremos un vistazo al correo.

    Besos

    Manel/Raybann

    ResponderEliminar